Huerta & marjal

Exposición permanente
Una parte importante de la población valenciana vive, convive y trabaja en la estrecha franja del territorio valenciano ocupada por huertas y marjales. No es extraño, pues, que sea aquí donde se haya desarrollado un segmento muy significativo de nuestra cultura tradicional. Las salas permanentes dedicada a la Huerta & Marjal pretenden mostrar al visitante las claves interpretativas de esa cultura tradicional, subrayando las singularidades y las semejanzas respecto al ámbito mediterráneo al que pertenecemos.
 
La exposición muestra la inevitable transformación que se ha visto obligada a emprender la cultura tradicional, situada en el seno de un mundo en el que los referentes culturales propios están en constante definición. Las salas permanentes de huerta y marjal se estructuran en dos apartados básicos: uno, centrado en los conceptos y otro en los objetos.
 
El recorrido se completa con un espacio interactivo.
 
[ver-mas]
 
En el primer apartado —el de los conceptos— se ha querido dirigir la mirada del visitante hacia una serie de ideas que el museo considera importantes para entender la cultura popular en huertas y marjales: las particularidades de la construcción del espacio, la importancia de la gestión del agua, la idiosincrasia ecológica, las diversas tipologías de las viviendas y su uso, la amplia variedad de cultivos y su enfoque comercial, la construcción de una identidad próxima y familiar que está dejando paso progresivamente  a fórmulas identitarias más genéricas y globalizadas.
 
En la sala de objetos, planteada como si de un almacén de museo se tratara, se puede ver una parte significativa de los objetos de la colección del Museu Valencià d’Etnologia vinculados a huerta y marjal. Una muestra de la extraordinaria variedad de herramientas de trabajo, de objetos domésticos, de religiosidad popular y de piezas de indumentaria que los hombres y las mujeres que han vivido y viven en estos espacios han utilizado, y en ocasiones aún utilizan, en su quehacer diario.
 
Finalmente, el espacio interactivo se ha pensado para poner al alcance del visitante la posibilidad de profundizar en los numerosos materiales (relatos de vida, fotografías y objetos), que constituyen el fondo documental del museo.  En esta sala, mediante pantallas interactivas, el visitante puede acceder a entrevistas realizadas a personas que hablan de la huerta y del marjal, al fondo fotográfico o a las fichas catalográficas de los objetos de la colección. El museo actualizará periódicamente las novedades documentales que vaya incorporando a su fondo, en un esfuerzo por hacer llegar al público el trabajo cotidiano de los conservadores.